EVO EN SU HORA CERO

Hoy se vence el plazo para que el presidente boliviano Evo Morales dimita al cargo tal y como lo plantearon las fuerzas opositoras tras denunciar fraude electoral en el país del altiplano. Bolivia vive su hora cero y, según los analistas, si Morales no dimite se encenderá nuevamente la mecha de las protestas.

  •  “están buscando muertos; … que vengan de la Policía y las Fuerzas Armadas”, advierten oficialistas.
  • Ultimátum vence esta noche.

 Conforme pasan las horas de hoy lunes, partidarios oficialistas así como de la oposición viven momentos de tensión. Anoche, el presidente Morales tuvo una reunión de emergencia con sus más cercanos colaboradores, en tanto llamó a la población a “defender el resultado de las urnas”.

Morales, quien ya ostenta el mandato por 13 años consecutivos, intenta quedarse en el poder por cuarto periodo consecutivo, tras unos comicios calificados de fraudulentos. La oposición, que en un principio pidió nuevos comicios, a través del denominado Comité Pro Santa Cruz, hizo un llamado el pasado sábado para que Morales deje el poder en el término de 48 horas.

 Luis Fernando Camacho, líder del mencionado comité cívico, informó que en el marco de una asamblea a realizarse esta noche, en que expira el ultimátum al presidente Evo Morales, se verán las acciones a tomarse tras la respuesta del mandatario.

Camacho, quien se ha convertido en una de las voces más relevantes de la lucha para echar a Morales de la presidencia, está liderando las demandas por encima de la mayoría de políticos opositores. Sin embargo, no ha revelado aún qué acciones emprenderá con sus partidarios, pero se presume que podrían ocupar sedes regionales de entidades y empresas públicas, como ha ocurrido antes.

EVO PIDE APOYO

Morales, por su parte,  anunció que se reuniría con movimientos sociales que durante todos estos años le han respaldado, pero al final de la jornada no había constancia de que se hubiera producido la reunión ni de si se espera ya para este lunes.

“Yo dependo del pueblo, de las fuerzas sociales”, afirmó ayer domingo en una emisora de radio para anunciar que se reuniría con la Central Obrera Boliviana (COB) y de la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam), que agrupa a obreros, campesinos, indígenas y cocaleros, incondicionales con el mandatario.

“Ahora dicen fuera Evo, ya no es un tema de fraude”, aseguró tras revelar que sí se reunió en esta jornada con el vicepresidente, Álvaro García Linera, y algunos ministros de su gabinete. Los opositores “están buscando muertos que vengan de la Policía y las Fuerzas Armadas”, añadió.

“El que pide la intervención militar está pidiendo sangre, está pidiendo muerte”, declaró por su parte el ministro de Gobierno (interior), Carlos Romero.

Carlos Mesa, competidor en los comicios con el mandatario boliviano,  acusó a Evo Morales de llevar al país a una situación límite por no tener valor para renunciar. Evo Morales tiene en sus manos la pacificación del país y la salida democrática a la crisis. Morales no tiene el valor para hacerlo y está provocando el pedido de su renuncia, llevando al país a una situación límite”, advirtió al leer en La Paz un comunicado de la alianza opositora Comunidad Ciudadana.

 

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.