DEMANDÓ A PERÚ POR 1,200 MILLONES DE DÓLARES

Se veía venir y para muchos analistas no se trata de ninguna sorpresa. Y es que pese a haber firmado un acuerdo de colaboración eficaz con el Estado, Odebrecht decidió demandar al Perú ante la CIADI por el Gasoducto Sur Peruano, proyecto que se encuentra paralizado hace 4 años. Con ello, el tan promocionado acuerdo de colaboración con la justicia por el tema Lava Jato en tierras incaicas, comenzó hacer agua.

  • Piden 1,200 millones de dólares de indemnización

La constructora brasileña Odebrecht, interpuso una demanda ante el tribunal arbitral del Banco Mundial, CIADI, contra el Estado peruano por el Gasoducto Sur Peruano, un proyecto de más de 7,000 millones de dólares.

En el portal web del CIADI se consigna que la demanda de la constructora, involucrada en la trama de corrupción del caso Lava Jato, fue recibida el martes 04 de febrero.

El Tribunal Arbitral del Banco Mundial deberá revisar la demanda interpuesta contra el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) para definir si la acepta o la rechaza. Pero no es la primera vez que Odebrecht lleva al Estado peruano a un arbitraje por este proyecto.

Como se sabe, hace más de tres años, el grupo brasileño planteó una demanda contra el Perú a través de sus subsidiarias Odebrecht Latinvest S.A. y Odebrecht Latin Finance S.A.R.L., invocando el tratado bilateral de inversión vigente entre el Perú y el Gran Ducado de Luxemburgo, lugar de constitución de ambas firmas subsidiarias.

Esta demanda ante el CIADI se da en medio de un acuerdo de colaboración eficaz entre la constructora brasileña y la justicia peruana, que, incluso, permitió que el Perú libere S/438 millones a favor de Odebrecht por la venta de la hidroeléctrica de Chaglla.

El Gasoducto del Sur consistía en el tendido de más de 1.000 kilómetros de tuberías que debían partir del yacimiento de Camisea, en la selva del Cusco, y cruzar la compleja geografía de los Andes para desembocar en la costa pacífica.

La concesión de la obra, en junio de 2014 durante el gobierno del Ollanta Humala, fue muy cuestionada. En esa oportunidad compitió un único postor, un consorcio conformado por Odebrecht y la española Enagás, a las que luego se les sumó la constructora Graña y Montero.

 MEF RESPONDE

En horas de la tarde, el Estado peruano, a través del Ministerio de Economia y Finanzas, informó mediante un comunicado que presentará una defensa formal ante la demanda arbitral presentada por la empresa Odebrecth Latinvest, subsidiaria constituida en Luxemburgo de la empresa brasilera Odebrecht S.A, el 04 de febrero.

Ministra de Economía, María Alva respondió con un comunicado esta tarde

La demanda ante el CIADI por el monto de US$ 1 200 millones de indemnización, argumenta que Perú violó sus obligaciones bajo el Convenio entre el Perú y la Unión Económica Belga-Luxemburguesa para la Promoción y Protección Recíproca de Inversiones, en relación al proyecto Gasoducto Sur Peruano (GSP).

Sin embargo, según el comunicado emitido por el MEF, el Perú decidió «terminar el contrato porque el consorcio no logró obtener el financiamiento y acreditar el cierre financiero dentro del plazo previsto en el Contrato de Concesión», incluso después de dos prórrogas otorgadas por el Estado.

No obstante, la empresa brasileña, que es investigada en el caso Lava Jato, señala que en las leyes anticorrupción que adoptó el Estado en febrero del 2017 en el marco del mencionado caso, no incluye la concesión del GSP.

Finalmente será el Sistema de Coordinación y Respuesta del Estado en Controversias Internacionales de Inversión (SICRECI) atenderá dicha controversia. Lo cierto, en todo caso, es que Odebrecht ha terminado burlándose del Perú y del famoso acuerdo de colaboración.

 

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *