TAREAS ESCOLARES: ¿DEBER O CASTIGO?

Faltan pocos días para que se inicie el nuevo año escolar, y en medio de todo el alboroto que implica la compra de los útiles , uniformes, mochilas y loncheras surge una pregunta en los padres de familia: ¿qué tan eficaces para aprender son las tareas escolares?

En realidad este tema es motivo de debate desde hace cuatro años, cuando el profesor de la Universidad de Duke (Estados Unidos), Harris Cooper, hizo público su estudio sobre las tareas escolares, concluyendo en que “ no se ha  encontrado pruebas de que los deberes (a nivel primaria)  ayuden a los niños a tener mejor rendimiento escolar”.

Este análisis ha sido asumido por algunos especialistas de la  Organización de Naciones Unidas (ONU) quienes apoyan la posibilidad que las tareas escolares sean eliminadas y cambiadas por una enseñanza más efectiva en los salones de clases, de tal manera que los niños puedan retornar a sus hogares  a descansar después de una ardua jornada educativa.

¿Pero qué se objeta de las tareas escolares? Según los especialistas existen varias razones que ponen en tela de juicio la conveniencia de los deberes que los maestros suelen dejar a los alumnos para desarrollar en sus casas.

Uno de estos motivos es que los deberes escolares no garantizan que los niños sean buenos estudiantes. Varios estudios realizados desde 1989 revelan que los alumnos que dedican 1 hora a sus tareas son mejores que aquellos que lo hacen por más de 4 horas.

Además se advierte que los escolares comprenden mejor los conceptos cuando están en el salón de clases con sus profesores. También se cuestiona que las tareas implican que los estudiantes pierdan un tiempo valioso.

Asimismo se ha determinado que las tareas pueden afectar el carácter de los estudiantes cuando lo ideal es que sea divertido  estudiar. Otro problema es que las tareas crean conflictos con los padres y muchos niños las perciben como un castigo.

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.