¿ESTÁN LOS CAJAMARQUINOS SENTADOS EN UN BANCO DE..COBRE?

Director del grupo Panorama Cajamarquino, past president de la Cámara de comercio de Cajamarca y de la Asociación de Cámaras de Frontera, Armando Loli Salomón nos otorga una recepción virtual con la cordialidad y sencillez que le caracteriza, entre libros, archivos y enlaces que nos ayudan a seguir la lógica implacable de su raciocinio.

En algo estamos de acuerdo: es hora de decir las cosas como son, una vez embarcados en ese derrotero no hay marcha atrás. En esta transcripción hemos procurado conservar el tono coloquial de la conversación.   

Las oscuras intenciones de Armando Loli y Panorama Cajamarquino“ya no podemos seguir jugando con el futuro de nuestra región.”

Don Armando, ¿Qué lecciones podemos ir sacando de la crisis que ha generado el COVID 19 en Cajamarca, en el Perú y en el mundo?

La pregunta se refiere a un tema muy complejo y amplio. En mi caso, estos días de relativo aislamiento están siendo muy útiles para reflexionar y revisar algunos temas. El impacto de esta pandemia en la salud de centenares de peruanos, miles quizás y en la de algunos cientos de miles de personas a escala global, es lamentable, pero la depresión económica, la recesión que se viene también es muy grave, para el mundo, para el país… Lo que el COVID 19 está haciendo es desnudar nuestras debilidades, agudizar, los problemas y conflictos que ya teníamos y, espero, obligarnos a pisar tierra, ya no podemos seguir jugando con el futuro de nuestra región. 

¿A qué se refiere?

Para mirar hacia adelante hay que revisar el pasado. Hace pocos meses se presentaron dos libros en Cajamarca, uno del profesor Evelio Gaitán Pajares, gran maestro y figura señera de la intelectualidad cajamarquina, la obra se titula: Cajamarca Siglo XX, auge y crisis 1900 – 1983. El otro libro es Cobre: Futuro del Perú, editado por el Centro de Investigación de Ambiente y Desarrollo CIMADE.

He aprovechado, como dije, para revisar estas y otras publicaciones y he encontrado datos muy interesantes que, en mi modesto entender, deberían ser conocidos por todos los cajamarquinos, en especial por aquellos que toman decisiones o influyen en la toma de decisiones. Datos, no juicios de valor, cada cual los puede interpretar como quiera.

¿Qué importancia tienen esos libros?

Vamos con el primero: mi amigo Evelio define dos grandes procesos económicos para Cajamarca, uno de auge que se inicia a fines del siglo anterior, se consolida en 1920 y culmina en los años 40. Entonces se inicia un segundo fenómeno económico marcado por una severa crisis que concluye en 1993 con la llegada de Yanacocha. El análisis de Evelio se detiene en ese punto.

¿En que se basaba ese auge entre los años 20 y 40 del siglo pasado?

El profesor Gaitán lo señala con claridad, Cajamarca progresa, recupera un importante sitial geoeconómico estratégico en el norte peruano por: “… el dinamismo en la actividad comercial y el boom de las exportaciones de caña de azúcar de la costa norte, del látex de caucho de Iquitos y el Putumayo, así como de la artesanía textil, de sombreros de fibra vegetal y productos agropecuarios…”.  

LA CRISIS

 Luego viene una crisis sostenida, ¿no es cierto? ¿Qué pasó?

El principal factor que determina la crisis que enfrentó Cajamarca desde los años 40 se deriva de la perdida de esas rutas comerciales ya sea por el fin de la era del caucho, la guerra con Ecuador en el año 1941- 42 y la construcción de carreteras, sucesos que, en la práctica, desactivan las rutas previas.

La crisis significó mayores problemas para una agricultura que ya los tenía abundantes. La industria láctea, lo señala Evelio, “no generó el esperado desarrollo del agro porque el cambio de agricultura por ganadería lechera originó la desocupación de miles de campesinos y […] no generó valor agregado…”.

Pero Cajamarca es básicamente agrícola y ganadera…

Desde luego y ese es uno los problemas, en un estudio muy bien sustentado que se publicó en julio de 2006[1] se dice con toda claridad, cito:

Aunque la agricultura en Cajamarca representa sólo el 14% del producto regional (la minería y servicios tienen pesos casi tres veces mayores), es la principal fuente de ingreso y empleo para el 80% de los hogares cajamarquinos. A nivel nacional, Cajamarca es la Región con mayor número de agricultores (11.4%), quienes explotan el 12% (unas 650,000 has) de la superficie agrícola disponible en el país. No obstante, los ingresos agrarios de Cajamarca son muy bajos, tanto en términos absolutos como relativos, explicando en gran medida los altos niveles de pobreza que muestra esta Región.”

Hay que decir las cosas como son, Cajamarca es pobre por que su agricultura lo es. Dejemos de creer nuestras propias fantasías.

Cajamarca continúa siendo la región más pobre del país Política ...casi un millón 300 mil cajamarquinos tuvieron que emigrar entre 1961 y 1993″

¿Qué factores determinan la pobreza del agro?

El atraso absoluto y relativo del agro cajamarquino se origina en la creciente fragmentación de la propiedad, en los enormes obstáculos a la acumulación de activos para los agricultores jóvenes, en el escaso o nulo desarrollo del sistema financiero, en la vulnerabilidad frente a eventos adversos y la ausencia o muy débil presencia de servicios públicos agrarios.

En las zonas estrictamente agrícolas de la región estos procesos de minifundización y estas vulnerabilidades se acentuaron en años recientes. Si miras las cifras y te preguntas: ¿qué porcentaje de los agricultores en Cajamarca es pobre? La respuesta es 78 %, Si te preguntas: ¿qué porcentaje de los que no son agricultores en Cajamarca es pobre? El resultado es 38 %, es decir, menos de la mitad.

 ¿O sea que Cajamarca es pobre por culpa del agro?        

No digo eso. El periodo de crecimiento de los años 20 a 40 se debe a la inserción exitosa de la región en circuitos económicos más amplios lo que permite acceso a mercados y servicios de alcance mayor y cierto tipo de actividades agropecuarias se ven favorecidas, por ejemplo la que se relaciona con la sombrerería.

Al desarticularse estos circuitos la región entra en crisis. Sin mercados, el agro se sigue deteriorando, casi un millón 300 mil cajamarquinos tuvieron que emigrar entre 1961 y 1993, lo detalla muy bien Evelio, muchos que han vivido esos tiempos saben de lo que estoy hablando.

YANACOCHA

Pero la llegada de Yanacocha no cambia este estado de cosas…

La inserción de Cajamarca en los circuitos productivos continentales se retoma en la segunda década de los años 90 con la minería. Yanacocha, como sabemos, llega en un momento de grave crisis en 1993, se inicia un nuevo período de auge económico en la región.

Plaza de Armas de Cajamarca (noche) | Viernes 27 Julio | Cristhian ...la minería es el filamento del foco que nos alumbra desde hace décadas.

Ojalá Evelio o algún otro experto serio se decidiese a analizar el significado económico de Yanacocha para Cajamarca entre 1993 y la actualidad.

Esa historia no ha sido del todo procesada sin embargo es evidente que se trata de un tema central. Las cifras no dejan margen de error, la más importante actividad productiva de Cajamarca en este siglo no es la agricultura, es la minería que representa 36 % del valor agregado bruto (VAB), la agricultura, caza y silvicultura representan apenas un 13 % del VAB. Quienes vivimos en Cajamarca sabemos esto perfectamente, la minería es el filamento del foco que nos alumbra desde hace décadas.

Solo entre 2001 y 2005, con los buenos resultados mineros, Cajamarca creció en ratios que están muy por encima del promedio nacional y del mismo modo, cuando el sector minero decayó, el crecimiento económico se detuvo, o como vemos hoy, retrocede peligrosamente, y con esto del COVID 19 el declive va a ser mayor.

CONGA

Cuando se produjo el conflicto por la operación de Conga, Goyo Santos dijo que la agricultura era la opción, la tabla de salvación digamos…

Nos mintió. La agricultura y la ganadería son actividades muy importantes que bien manejadas pueden ser complementarias (asi sucede en otras partes del mundo) y no se trata de “sustituirlas” sino de potenciarlas, son motores que por el momento necesitan de combustible, de gasolina para despegar y esa gasolina se llama minería.

Un 60% dice que Santos se opone a Conga por intereses políticos ...(Santos) Nos mintió. La agricultura y la ganadería bien manejadas pueden ser complementarias

Creernos nuestras propias mentiras no nos lleva a ninguna parte. Ya se ha dicho en varias ocasiones que el tema de Conga se politizó y se manejó de una manera que… En fin, no vale la pena llorar sobre la leche derramada.

Don Armando, ya, supongamos que estamos de acuerdo en la importancia de la minería, ¿Cómo sacar esa gasolina?

Calma. ¿Estás apurado? Las tasas de pobreza y la baja competitividad están firmemente atadas a la actividad agropecuaria.

No quiero abrumarte con cifras pero tenemos un grave problema de Productividad. Por ejemplo, contamos con más vacas que otras regiones y sin embargo ¿por qué una vaca limeña o arequipeña produce el doble de leche que una cajamarquina?

Ahí están los datos oficiales del Minagri, no lo digo yo.  Repito, el agro y la industria lechera, la silvicultura y el turismo, la floristería y el comercio, todas esas actividades necesitan un motor fuera de borda que genere recursos. Por ejemplo ¿de donde saldría la plata para poner en marcha un amplio plan de soporte para esos productores individuales, atomizados, alejados, desconectados, con semillas, apoyo técnico, mejores rutas de transporte, etc? No habría razón para estar mendigando presupuestos al gobierno central cuando Cajamarca puede generar grandes recursos. Seguimos enfrentando problemas de escasa INTEGRACIÓN entre provincias. Se requiere considerables inversiones para superar esas dificultades. ¿De dónde vendrá el dinero?

Ganaderos de Cajamarca participarán en marcha por la paz y el ...

Pero, para Cajamarca el oro significa…

¿Quién habla de oro forzosamente?

 ¿Cobre entonces?

Cobre. Acabo de ver que hay mascarillas que aprovechan las características antibacterianas y antivirales del cobre. Esa pregunta me lleva al segundo de los libros que mencioné antes, el que se presentó en el Hotel Continental en enero de este año. Cobre: el futuro del Perú, editado por CIMADE.

Replanteo la pregunta ¿qué tan importante puede ser el cobre para Cajamarca?

En el libro está. Si miras la cartera de proyectos extractivos del país que año a año presenta el Ministerio de Energía y Minas, contra lo que muchos piensan, es en el norte peruano donde se concentra la mayor cantidad de proyectos productivos relacionados con el cobre.

Las gráficas de inversión y producción relativas a los proyectos que incluye la cartera oficial, lo muestra con claridad, el área coloreada de rojo corresponde al norte.

Los proyectos en marcha más importantes son: la ampliación de Toromocho, que opera Chinalco en Junín, Mina Justa que lleva adelante Marcobre, en Ica y Quellaveco, que, como sabemos, es manejada por Anglo American y Mitsubishi en Moquegua.

Son minas de cobre a tajo abierto que en conjunto representan $8,000 millones de dólares de inversión y una producción estimada en 477 mil toneladas métricas (TMF), es decir un 16 % de la producción total de cobre del Perú. Acá te entrego el cuadrito completo con los totales:

Inversión(*) Producción
Proyectos en Marcha 2.600 477.000
Zona Centro 2.561 130.616
Zona Sur 12.925 492.425
Zona Norte 21.200 1.933.353
Total 39.286 3.033.394

(*) Inversión del 2020 en adelante

Estos datos los estoy sacando del libro de CIMADE. En la zona centro tenemos 5 proyectos que, en conjunto representan 130,616 TMF, es decir apenas un 4 % de nuestra producción con una inversión de 2,561 millones de dólares.

 En el sur tenemos 12 proyectos con una producción estimada que representa el 16 % del total nacional: un millón 933 mil 353 TMF y una inversión estimada de 21 mil 200 millones de dólares.

Y fíjate, en el norte los proyectos Michiquiillay, Galeno, La Granja, El Galeno, Yanacocha sulfuros, Cañariaco, Río Blanco y Conga representan el 54 % de la producción con más de 3 mil millones de TMF y una inversión que bordea los 40 mil millones de dólares.

Estamos hablando de una inversión enorme, con rentas para los gobiernos nacional, regional y local que, bien llevadas y bien administradas significaría una auténtica revolución económica para Cajamarca y para el país.

De ponerse en marcha estos proyectos, en un cálculo conservador, las cifras de crecimiento del PBI regional trepan a dos dígitos durante el primer quinquenio.

La posibilidad de un sistema de transporte nuevo, por ejemplo, un tren que conecte Cajamarca con Piura, es real, no tiene nada de utópica. Esa riqueza la tenemos, si no se explota de manera ordenada, racional y formal vendrán los informales, los depredadores que no aportan un centavo y esos sí, destruyen el ambiente.

Cosa que ya ocurre en Tambogrande y Cajatambo… ¿Y Quilish?

Tienes razón, no estoy incluyendo a Quilish que representa unos 4 millones de onzas de oro por lo menos, hoy la onza troy está USD 1,715, asumamos un precio de 1,500 dólares por onza, son seis mil millones de dólares de venta.

Con un margen neto de 40% de ganancia, tienes 2400 millones de dólares de utilidad. El estado peruano y los trabajadores se llevan un 45%, digamos unos mil millones (sin considerar otros aportes), de ese total.

En esas condiciones el canon para Cajamarca por Quilish representaría uno 400 millones de dólares en 4 años. Si se encuentran más reservas y la producción es mayor, digamos un 50% adicional, serían 200 millones de dólares adicionales. Es decir, en un cálculo conservador, Quilish representaría 100 millones de dólares anuales para Cajamarca durante seis años.

Las mejores experiencias en Cajamarca | Nuevo Mundo ViajesQuilish representaría 100 millones de dólares anuales para Cajamarca

Dicho así parece fácil, pero hay varios problemas en el camino, en primer lugar, la forma de realizar esto sin la aceptación social, por un lado, y, por otro, las limitaciones que tiene la administración pública, no solo cajamarquina para la ejecución de esos recursos. ¿Cómo enfrentar este problema?

Es cierto. En cuanto a lo primero es evidente que el modelo de aproximación de las empresas y el estado hacia nuevos proyectos extractivos que se aplicó hasta fines del siglo pasado debe ser revisado y tiene que modificarse, se ha desgastado y ha perdido eficacia.

Sobre cómo tendría que ser el nuevo modelo necesitaríamos toda una nueva entrevista solo para discutir eso.

En lo que se refiere a ejecución presupuestal del GORE Cajamarca para 2019, fue de 97 % para gastos corrientes y de 43 % para gastos de capital.

Solo entre 2009 y 2014 los presupuestos regional y municipal por habitante se han duplicado; sin embargo, la ejecución del presupuesto para inversiones es baja. Es decir, la mayor cantidad se va en pago de planillas y no se ha logrado eficacia en la ejecución de los proyectos que beneficiarían a la comunidad.

Gobierno Regional Cajamarcael año 2019 sólo se ejecutó un 15 % del presupuesto asignado a ese rubro. (Salud)

Lo que ha ocurrido en Salud, por ejemplo, si lo vemos desde la perspectiva de la crisis sanitaria que vivimos es en realidad lamentable: durante el año 2019 sólo se ejecutó un 15 % del presupuesto asignado a ese rubro.

Para este año 2020 el monto que entrega la ley de presupuesto para Cajamarca es aún mayor en términos absolutos pero lo que dices es cierto, mientras la capacidad de gasto social, de inversión social sea inadecuada no sirve de mucho contar con más recursos, lo único que va a seguir aumentando es la burocracia improductiva.

 ¿Se trata entonces de una responsabilidad que debe asumir el GORE?

Sí, pero no se trata de acusar al gobierno regional sino de ayudarle a ser más eficiente, si nos dedicamos a seguir peleando entre nosotros no vamos a llegar muy lejos. No es un problema nuevo o que afecte solo a esta administración.

¿Ese ese un mea culpa?

(Ríe). Claro. Nosotros, como Panorama Cajamarquino, somos también responsables, menores quizás, de cómo están las cosas, pero, como te dije, esta pandemia nos ha obligado a una suerte de retiro espiritual obligatorio y a revisar los temas con más detenimiento.

[1]Contribuciones para una visión del desarrollo de Cajamarca. Editor: Francisco Guerra García. 2006. Volumen 4 Cajamarca: Lineamientos para una política regional de agricultura: Eduardo Zegarra Méndez, Daniel Calvelo Aros.

Fuente Cuadros CIMADE

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.