GUAIDÓ: GASOLINA IRANÍ SÓLO ENRIQUECERÁ A MADURO

En las próximas horas de mañana domingo, el primero de los cinco buques que transportan combustible iraní para Venezuela entrará en aguas territoriales del país caribeño. La tensión en esta región latinoamericana se acrecienta, en tanto Nicolás Maduro insiste en advertir que no permitirán ningún tipo de boqueo naval de parte de los Estados Unidos.

Petroleros anclados frente a la ciudad venezolana de Maracaibo.

Estiman que podría generarse una situación similar a la crisis de los misiles soviéticos en 1962

Tal como informó guik.pe en su despacho informativo de ayer, el Gobierno de Nicolás Maduro ha denunciado ante la ONU la “amenaza del uso de la fuerza militar” de Estados Unidos contra esos navíos que deben proveer la gasolina que escasea en uno de los países productores de hidrocarburos más importantes del mundo.  

El ministro de Defensa venezolana, Vladimir Padrino, ya adelantó que, al entrar en la zona económica exclusiva del país, esos barcos serán escoltados por aviones de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) “para darles la bienvenida” y agradecer “tanta solidaridad y cooperación”.

El embajador venezolano ante la ONU Samuel Moncada, ha señalado que si “las provocaciones de Estados Unidos se materializan de alguna manera, la acción no sólo constituiría una agresión militar armada contra un buque mercante de bandera iraní y contra el pueblo venezolano en su conjunto”, sino que en la situación de pandemia actual “equivaldría a un crimen de lesa humanidad”.

Desde principios de abril, buques de la armadas estadounidense patrullan aguas del Caribe, cercanas a la ruta probable de los cargueros iraníes, con el propósito de prevenir que “actores corruptos” exploten la crisis del coronavirus e introducir más droga en EEUU. La Cuarta Flota de Estados Unidos, con base en Jacksonville, Florida, es la responsable de las operaciones en la región.

El país sudamericano sufre una fuerte escasez de gasolina que ha profundizado aún más el debacle económico causado por el chavismo en tierras llaneras.

La administración estadounidense sanciona a quienes realizan negocios con PDVSA, la petrolera estatal, como medio para debilitar y presionar a Maduro y sus cómplices.

El desplome de los precios del petróleo y una caída de la producción, el retorno de miles de venezolanos y el desabastecimiento de gasolina son algunos de los factores que presionan aún más la ya agonizante economía de Venezuela. Sin recursos ni posibilidad de acudir a ayudas externas, el margen de maniobra del Gobierno es muy limitado.

Maduro calcula que necesita entre seis y ocho semanas para poner operativo el Complejo Refinador Paraguaná, que en su tiempo fuera el centro de refinación más grande del mundo y que podría producir entre cerca 180.000 barriles de gasolina diarios. Ese volumen permitiría cubrir la demanda interna.

Teherán es también considerado por Washington uno de los “estados patrocinadores del terrorismo”.  A su vez, en el Palacio de Miraflores se negó que la ayuda iraní fuera a cambio de oro, como lo viene sosteniendo la oposición venezolana. La Casa Blanca dijo que evaluaba “castigar a Irán” por ayudar a Maduro.

“Ahora el abastecimiento de combustible en Venezuela depende de decisiones surgidas del forcejeo entre potencias militares globales. La incapacidad del parque refinador local de cubrir la demanda interna deja en manos del juego en el tablero global la posibilidad de llenar el tanque de gasolina de los venezolanos”, argumenta el portal caraqueño ‘Contrapunto’.

Y añadió: “la escasez de gasolina se ha democratizado. La esperanza de quienes pretenden llenar el tanque nuevamente es la llegada de gasolina importada”.

Dicho medio digital, ‘Contrapunto’, se pregunta si la llegada de los buques iraníes “podría desatar una crisis como la que se produjo en 1962 entre la Unión Soviética y Estados Unidos por el envío de misiles de mediano alcance hacia Cuba”.

HIPERINFLACIÓN GALOPANTE

Paradoja socialista: desacelera inflación en Venezuela y aumenta ...

El diputado Juan Guaidó, reconocido no sólo por el gobierno norteamericano sino también por otros 54 gobiernos como Presidente encargado,  ha dicho que la gasolina iraní “solo va a enriquecer a unos pocos” en la administración del controvertido y cuestiondo dictador venezolano.

Tanto Maduro, como sus más cercanos seguidores, han sido acusados de corrupción no sólo por la oposición venezolana, sino también por países que desconocen su investidura y la prensa internacional.

En la actualidad, la inflación en Venezuela se situó en el pasado mes de abril en el 80 % al cuadruplicar el dato de marzo. De esa manera, la nación caribeña mantiene un escenario de hiperinflación desde noviembre de 2017 

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *