12 SACERDOTES PERUANOS INVOLUCRADOS EN AGRESIONES SEXUALES A MENORES

El Perú no es ajeno a los casos de agresiones sexuales a niños y jóvenes por parte de algunos malos miembros de la Iglesia. En Huamachuco están pendientes las investigaciones que implican a 9 sacerdotes, además de otros tres en Trujillo.

Al menos 3.000 menores han sido víctimas de abusos en la Iglesia ...

Las denuncias datan desde la década del 90 , 2005, 2010 y 2015 y a la luz del protocolo publicado el jueves por el Vaticano se espera que alta jerarquía eclesiástica peruana se pronuncie

Ningún representante del Arzobispado de Trujillo comentó sobre la publicación del manual con directivas para investigar casos de presuntos abusos sexuales dentro de la Iglesia,  región en la que al menos cien niños y jóvenes habrían sido objeto de este tipo de agresiones por parte de nueve sacerdotes de Huamachuco y tres de esta jurisdicción eclesiástica local.

 

La publicación de los protocolos, que serán para uso exclusivo de la alta jerarquía de la Iglesia o de los designados para que investiguen los hechos, fue confirmada el jueves por los canales oficiales de la Santa Sede en base a un comunicado de la Congregación para la Doctrina de la Fe que preside el cardenal español Luis Ladaría Ferrer.

 

Desde hace años, la Iglesia Católica se encuentra inmersa en la peor crisis de su historia por los cientos de denuncias de ese tipo, tanto en Estados Unidos, Alemania y Chile, que la alta jerarquía intentó pasarlas por desapercibidas.

 

A ellas se suma, en el caso de Perú, la realizada por el párroco de la Prelatura de Huamachuco, Esteban Deposorio Fernández, quien denunció que las agresiones se remontan 1999.

 

Esteban Deposorio Fernández dijo a un medio de circulación nacional que los involucrados en los execrables hechos son nueve sacerdotes de Huamachuco y tres del Arzobispado de Trujillo, algunos de los cuales aún se encuentran en actividad o al frente de su parroquia. En la actualidad las edades de las víctimas oscilan entre 35 y 45 años.

 

Escándalo internacional

 

La denuncia formulada hace cinco días, fue recogida de inmediato por la poderosa Agencia Católica de Informaciones –ACI Prensa-, la más grande generadora de contenido noticioso católico y difundida en cinco idiomas a 110 países, con lo que la imagen de la Iglesia católica queda una vez más en entre dicho a escala mundial.

 

En febrero de este año, la asociación internacional de víctimas de pederastia del clero Ending Clergy Abuse (ECA) y Bishops Accountability, exigieron al Vaticano instaurar una política de ‘tolerancia cero’ global frente a las agresiones sexuales de las que presuntamente son víctimas niños y jóvenes,

 

Sin embargo, una fuente del propio Arzobispado de Trujillo, tras condenar enérgicamente los hechos, señaló que la emergencia sanitaria por la pandemia, hace que la denuncia del párroco de Huamachuco no tenga un impacto significativo y que no se pronuncie el arzobispo de Trujillo y presidente de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP) y del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), monseñor Miguel Cabrejos Vidarte.

 

“El caso es muy grave y serio y daña una vez más la imagen de la Iglesia Católica no solo en el Perú sino en todo el mundo”, comentó la misma fuente al demandar la reserva de su identidad. Para las próximas semanas se espera el pronunciamiento de las comunidades de base y de otras instancias de la Iglesia.

 

Identificar a delincuentes  

 

Los documentos sobre los procedimientos a seguir en las investigaciones sobre casos de presunto abuso sexual de menores de edad dentro de la Iglesia, están reunidos en un vademécum, y en sí son un ‘instrumento’ destinado a ayudar a las autoridades eclesiásticas a la “delicada tarea de llevar adelante correctamente los casos”, se lee en el documento publicado por la Santa Sede y que lleva la firma del purpurado Landaría Ferrer.

 

El manual no propone nuevas reglas, ni pretende que la justicia de la Iglesia católica reemplace a la justicia civil, subraya el Vaticano.

 

El Vaticano redactó un formulario para señalar el delito. El responsable debe informar la identidad del sacerdote sospechoso, sus diferentes ministerios, la fecha de los hechos y el nombre de la o las presuntas víctimas, las medidas adoptadas por la autoridad eclesiástica, así como, en caso de procedimiento penal, el nombre del fiscal y los abogados designados.

 

El Papa, que ha convertido la lucha contra las agresiones sexuales en la Iglesia católica una de las prioridades de su pontificado, convocó en febrero de 2019 una cumbre sin precedentes que reunió a 115 presidentes de conferencias episcopales.

En aquella ocasión se comprometió a “dar directivas uniformes para la Iglesia”, al evocar referencias legales ya en vigor en el plano civil y canónico.

Desde hace varios años, la Iglesia católica se encuentra en plena tormenta con las revelaciones constantes de escándalos de agresiones pederastas cometidas durante décadas por sacerdotes o religiosos, a menudo cubiertos por la jerarquía en varios países.

 

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *