DEFINITIVO: ROMAN POLANSKI NO PODRÁ VOLVER A HOLLYWOOD

Una jueza del condado de Los Ángeles (EE.UU.) rechazó el martes la reclamación del cineasta Roman Polanski  para ser readmitido en la Academia de Hollywood, de donde fue expulsado en 2018 por las numerosas acusaciones de agresiones sexuales en su contra.

La insólita boda de Sharon Tate y Roman Polanski: la felicidad antes de la gran tragedia

Polanski y la desaparecida actriz Sharon Tate el día de su boda

Medios locales recogieron  la decisión de la jueza Mary Strobel, que estimó que Polanski no tenía razón al argumentar que la Academia, que le había expulsado por no cumplir las normas de conducta de la organización, le echó de la institución sin avisarle antes y sin seguir el proceso debido.

El cineasta, ganador del Óscar al mejor director por El Pianista (2002) y recordado por filmes como ‘El bebé de Rosemary’ y ‘Chinatown’, entre otros,  presentó la demanda contra su expulsión en abril de 2019. Su abogado, Harland Braun, aseguró a la revista Variety que no apelarán la decisión.

Rosmary's baby

Mia Farrow protagonizó El bebé de Rosemary, unas de las películas más famosas de Polanski.

La expulsión de la Academia está directamente relacionada con el movimiento MeToo en contra de los abusos sexuales, que causó conmoción en Hollywood y que llevó a numerosos cambios en los últimos años en la industria audiovisual; y con la huida de EE.UU. del director en la década de los 70 tras haberse declarado culpable de haber violado a una adolescente.

 

En 1977,  Roman Polanski, de 43 años en ese entonces, drogó y obligó a Samantha Geimer, de 13 años, a mantener relaciones sexuales después de una sesión fotográfica. Él se declaró culpable y pasó 42 días en la cárcel, pero, estando en libertad bajo fianza y ante el temor de tener que volver a prisión para cumplir una condena mucho más severa, huyó de EE.UU. a finales de 1978.

El cineasta presentó en 2017 una serie de documentos legales para regresar al país y cerrar el caso, siempre y cuando contara con la garantía de que no pasaría más tiempo entre rejas. Sin embargo, las autoridades estadounidenses no aceptaron esas condiciones.

Todo esto ha restringido la libertad de movimiento del director por todo el mundo durante décadas por miedo a que EE.UU. reclamara su extradición.

La de Geimer no es la única acusación sexual revelada públicamente en contra de Polanski. Entre otras, aparece también una mujer identificada como Robin M., que denunció que el cineasta abusó de ella en 1973 cuando era una adolescente de 16 años.

Lo propio ocurrió con la pintora Marianne Barnard, quien aseguró que fue acosada por el realizador en 1975 durante una sesión fotográfica cuando tenía 10 años; o la actriz Charlotte Lewis, que declaró que el director había abusado de ella en 1982 cuando tenía 16 año

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *