PIDEN CITAR A MINISTRO BENAVIDES POR PROGRAMA SOBRE TERRORISMO

La difusión por (señal abierta de televisión) del capítulo educativo de la plataforma Tiempo para Aprender en donde se presenta al líder terrorista Abimael Guzman dando charlas a estudiantes como si fuera un docente y a las Fuerzas Armadas como autoras de graves violaciones a los derechos humanos; ha originado un verdadero escándalo en el Congreso de la República.

Así, el legislador Marcos Pichilingui ha solicitado que la Comisión de Educación del Congreso cite con carácter de urgencia al ministro Carlos Martín Benavides Abanto para que informe sobre el tema.  

Y es que las explicaciones dadas por el Ministerio de Educación (mediante un comunicado) en el sentido que la referida plataforma no es parte de la estrategia Aprendo en Casa; y de la Universidad San Martín de Porres (que produce el programa Tiempo para Aprender) ofreciendo imponer las sanciones del caso; no han terminado por convencer a los congresistas.

Al respecto, el legislador Pichilingue (FP) consideró “grave e inadmisible que el “Ministerio de Educación pretenda lavarse las manos y no aceptar su responsabilidad en la difusión de este peligroso material a los escolares de todo el país”.

Congresista de Fuerza Popular, Marcos Pichilingue

Tras indicar que no se puede aceptar que el referido portafolio  no aplique un filtro en los programas educativos que se emiten a través de “Tiempo para Aprender”, cuestionó que en la difusión del referido capítulo educativo no se les explicó a los escolares que Guzmán fue un líder terrorista autor de múltiples asesinatos y atentados  que afectaron gravemente al país en la década de los 80.

“Como miembro de la Comisión de Educación considero necesario que el ministro explique cuáles son los filtros y la supervisión que realiza la institución que encabeza sobre el material que es difundido a los millones de escolares” acotó.

Finalmente, indicó que el Ministerio de Educación “ya tiene antecedentes del poco cuidado en la revisión de material educativo”; y aclaró que prueba de ello es que en el año 2019 se denunció que en textos escolares se difundían material de índole sexual no adecuados para los escolares ocasionando tal escándalo que los libros tuvieron que ser retirados de todos las Instituciones Educativas.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *