LA OTRA CARA DEL COVID-19

Por Juan Carlos Hurtado

El país está entrando a la fase 4 de reactivación, sin embargo hay que considerar que la pandemia del SARS-CoV-2 afecta de forma silenciosa a la población laboralmente activa.

Un día recibes la noticia que tienes coronavirus; en ese momento analizas que eres joven, no tienes alguna enfermedad crónica y mantienes una vida saludable. Sin embargo no imaginas el periplo que vas a vivir para volver a realizar tus actividades laborales.

Juan Carlos Hurtado.

Cuando te enfrentas cara a cara con la Covid- 19, sabes que de inmediato debes aislarte y hacer cuarentena (la mayoría lo hace en casa), de esta manera no vas a contagiar a tus seres queridos. Pero luego que uno logra recuperar el semblante y pasan los días de reposo, es instintivo retomar las actividades laborales, ahí tenemos un inconveniente que de momento no hace eco en los medios de comunicación.

Las empresas en su gran mayoría están practicando pruebas rápidas al personal para poder cubrir con las demandas sanitarias de las autoridades. Es casi implícito que uno debe salir negativo para continuar trabajando sin inconvenientes, pero se han preguntado qué pasa con aquellos que tuvieron la Covid- 19 y desean volver a sus actividades.

Las pruebas rápidas detectan anticuerpos contra la enfermedad y según estudios e información que manejan los médicos peruanos, es probable que uno siga dando resultados reactivos hasta 6 meses después de contraer coronavirus.

Es decir si uno ya se recuperó, lo más probable es que los resultados sigan dando positivo a la persona que intenta retomar su vida laboral, postergándolo hasta que dichas muestras digan lo contrario.

Es ya labor de cada uno sustentar la fecha que pudo contraer la enfermedad, el tiempo que duraron los síntomas y brindar el documento del alta médica. Eso a priori, porque en su gran mayoría, los doctores que contratan las empresas son ocupacionales y no desarrollan exámenes detallados de las secuelas que deja la pandemia en las personas.

Entonces si no tienes esa facilidad de poder acudir a un médico, ya sea en una clínica o un hospital, debes esperar sí o sí a que las pruebas rápidas sean negativas para reintegrarte a tu puesto en la empresa. Es decir, cada peruano laboralmente activo tiene que gastar de su bolsillo, garantizar que ya no contagia y está físicamente apto para continuar trabajando.

¿Qué te ofrece el Estado ante esta situación?

En las postas, hospitales y clínicas no hay manera de obtener una constancia de alta médica. La salida que te brinda el Estado es mandar un correo a un área del Ministerio de Salud, esperar que te respondan y así iniciar los pasos para tener un certificado. Ahora hay más facilidad para aquellos que acudieron a la Villa Panamericana o algún establecimiento de EsSalud porque hubo un seguimiento clínico de los médicos y enfermeros.

Hay tantas versiones que se tejen sobre el Covid-19, tanta desinformación, que hasta cierto punto las empresas asumen esta posición para no arriesgarse. Hasta no tener un padrón exacto de aquellos que enfermaron y recuperaron por su cuenta, será difícil que muchos regresen a la vida que tenían antes. (Fotos: Andina.)

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *