EL SILENCIO HABLA, PERO DESDE OTRO LUGAR

Por: Nita Gutiérrez  @holisticmindfullady

En nuestra sociedad occidental y moderna lo que nos caracteriza es el corre-corre. Aún durante el confinamiento vamos de aquí para allá con una sensación de estrés, por mantenernos activo para ser “visible” en las redes sociales: del tik tok a los webinars, pero antes un live stream.

¿Cuál es la causa de esa prisa continua?

 La charla que mantenemos con nosotros mismos, continuamente está en el pasado o en el futuro, a veces también está en el presente, pero de forma desagradable porque no nos gusta lo que está ocurriendo.   Esa voz interna clasifica todo lo que nos ha pasado en tres categorías: Lo que me gusta, lo que no me gusta y lo que me genera indiferencia.  Esto hace que estemos continuamente hablando con nosotros mismos para buscar lo que nos gusta compulsivamente y evitar también compulsivamente lo que no nos gusta.   Nuestra mente continuamente está comparando lo que hemos conseguido y buscando lo que nos falta por conseguir. Continuamente y compulsivamente.

Mindfulness más que una practica meditativa es como un estilo de vida que te lleva a reducir la velocidad de tus pensamientos y a poder estar mucho mas en conexión contigo desde el presente y desde lo más profundo de tu ser.  Entonces, cuando esas dos cosas se conectan tienen un impacto enorme en tu ser porque habituados al corre-corre, siempre hay demasiados pensamientos moviéndose en la mente que vamos como reciclando o generando.   Algunas veces esos pensamientos vienen como un tsunami y entonces son difíciles de manejar y direccionar, pero a través de la práctica meditativa podemos ser capaces de entrar en ese silencio y poder disciplinar nuestra mente con amabilidad, con gentiliza, con ecuanimidad, con curiosidad y con mucho respeto.

Desde ese lugar es más fácil que la tranquilidad empiece a crecer mucho más naturalmente. Ya no luchas internamente contigo, con el otro, con la vida, porque entras en un espacio de mucho más silencio, cuidado y de mucha más aceptación.

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *