EL MAESTRO ARTURO Y SU MAGIA CON LOS FIERROS

Pertenece a la generación de emprendedores que transforma el fierro en puertas y ventanas y su consigna es nunca defraudar a un cliente. Lo suyo es la carpintería metálica y la mecánica de motores

El maestro Arturo es piurano y lleva tres décadas en la brega; es un emprendedor formado en la vieja disciplina y el secreto de su éxito es nunca defraudar a sus clientes. Tiene la habilidad innata de saber instalar desde un timbre, construir estructuras metálicas y darle formas caprichosas al fierro para convertirlo en puertas y ventanas.

Lo suyo es la carpintería metálica y la mecánica de motores, además de ser  asiduo participante en foros virtuales donde gente como él, del Perú y otros países, comparte ideas y busca soluciones para atender las demandas de sus clientes.

Arturo Córdova se considera un curioso de nacimiento y recuerda que su primera travesura fue a los siete años cuando con una piedra destapó el reloj de su padre para ver el mecanismo interno que movía las manecillas. Le cayó una reprimenda más suave de lo que esperaba, pero en el fondo todos sabían que su vida iba a estar consagrada a los fierros.

En su conversación con Guik.pe, él mismo  se sorprende de lo rápido que pasan los años. Estudió en el viejo colegio San Miguel en los ’80, tiempos en que era obligatorio que los alumnos egresaran con una carrera técnica, y allí aprendió electricidad básica que ahora considera como una verdadera herramienta que lo ayuda a enfrentar la vida.

Recuerda su paso por el CEO ‘Hermenigildo Vargas’, donde le enseñaron y descubrió también los secreto de la mecánica automotriz, y su primer trabajo en un taller donde el dueño gritaba de mala manera al personal, por el único placer de hacerlo. Renunció al empleo de inmediato y se propuso batallar solo.

Hasta ahora recuerdan las amistades del maestro Arturo que el propietario gruñón perdió a uno de sus mejores trabajadores.

Creatividad

“Me gusta la carpintería metálica porque es un desafío poner a prueba mi creatividad para darle forma al fierro, siguiendo las ideas del cliente”, afirma al recordar lo importante que fue para él ser capacitado en soldadura por los técnicos  de Aceros Arequipa, que además le enseñaron a construir herramientas como dobladoras de tubo, o cómo trenzar fierros siguiendo diseños determinados.

Como buen emprendedor, no puede estar lejos de las redes y YouTube es un permanente aliado de su profesión, y ahí ha encontrado, por ejemplo, el tutorial de un maestro peruano, Alejandro Luis, quien da ideas y los pasos a seguir para construir herramientas caseras o los secretos de como dominar el fierro.

“Soy asiduo seguidor de You Tube, las redes son aliados importantes para cualquier profesión, te pueden brindar muchos conocimientos según los portales a los que accedas; estoy suscrito a varios portales y foros en los que la gente comparte conocimientos y te guía en cómo resolver los problemas”, dice.

¿Pero qué hace el maestro Arturo? En los días más duros de encerrona obligatoria por la pandemia, hizo una estufa Rocket (más que todo cocina) siguiendo las instrucciones de un grupo de herreros de Argentina, artefacto que tiene la bondad de incrementar el calor para cocer más rápidos los alimentos, utilizando unas cuantas rajas de leña.

La cocina está construida con metales reciclados y lleva adosada una chimenea para que expulse los gases. El sistema permite un mejor paso del oxígeno, aviva la combustión e incrementa la temperatura dando mejores resultados.

A poco de dar a conocer la construcción de una de estas cocinas un cliente le compró una; los herreros argentinos le dieron su reconocimiento y las felicitaciones del caso. Un punto más para el maestro emprendedor.

Además, en los días de cuarentena recibió el encargo de una joven dama que le pidió construirle una cama matrimonial de dos plazas de fierro, con una serie de especificaciones precisas. A los pocos días, el mueble metálico ya estaba listo.

Aparte de sus labores habituales como las de hacer conexiones eléctricas o dar forma al fierro para convertirlas en puertas y ventanas, especialmente ahora, en épocas de inseguridad, sus días los pasa entre motores o en otras labores “porque hay que reinventarse en estos tiempos de crisis”, afirma.

Arturo siente un gran aprecio por la mototaxi que él mismo ensambló pieza por pieza, para trasladar a sus hijos al colegio y  también sus herramientas en momento de escasez de transporte público. El vehículo lo construyó siguiendo un tutorial argentino y poniendo en práctica lo que aprendió en un curso de afinamiento de motos.

Aparte están los camarotes, las camas o el juego de comedor, además de las  estructuras de los techos o las mismas puertas y ventanas; todas están hechas para que duren en el tiempo. Ese también otro de los secretos del emprendedor.

También trabajó algo más de 18 años para las monjitas mexicanas de la Congregación Maestras Católicas del Sagrado Corazón,  solucionándoles problemas técnicos de urgencia.

“Para mis clientes yo soy parte de la solución y no del problema”, es la frase que suele decir a sus clientes al tiempo de dejarles su correo electrónico cordobeslibra.69@gmail.com  para que lo contacten.

Entre todas las herramientas que no pueden faltarle a Arturo Córdova están la ‘wincha’ métrica, una libreta de apuntes y su lapicero para medir y apuntar los pedidos de los clientes, además de la escuadra, esa pieza de metal  con dos brazos en ángulo recto para lograr los ángulos precisos y los acabados de la obra. (HGG)

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *