La mente reposa en calma

Por: Nita Gutiérrez @holisticmindfullady

El Dr. Chris Germer ha señalado que Mindfulness puede ser comprendida desde diferentes perspectivas. Como un constructo teórico, Mindfulness implica hacer consciente la “intención” de reorientar nuestra atención y de darnos cuenta de la experiencia del momento presente de una manera particular: receptiva y curiosa. La actitud que se adopta de cara a lo que está sucediendo, es decir, cómo se viven esas experiencias del momento presente, tiene un valor excepcional para todo en la vida.

La atención plena o Mindfulness no es un descubrimiento moderno, aunque vivamos ahora su redescubrimiento en la cultura occidental.  Desconocemos cuándo empezó la práctica de Mindfulness de forma regular y sistemática, pero lo que sí sabemos es que hace unos 2500 años, Siddharta Gautama, articuló de manera espectacular los fundamentos de la Atención Plena o Mindfulness.

Por medio de la meditación y el yoga, el practicante crece en flexibilidad y en conciencia respecto a su forma de pensar las distintas experiencias ligadas a su vida.  No se trata de practicar meditación para dejar la mente en blanco, pues esto es casi imposible, se trata de desarrollar una habilidad que ayude a tomar conciencia de los temas de su mente y corazón.  Este aprendizaje nos invita a estar con nosotros mismos, a poder observar más de cerca nuestro cuerpo, emociones, pensamientos y acciones; dándonos la oportunidad de acompañar las vivencias de nuestro día a día de una manera diferente y amorosa.

Cuando nos recogemos en la intimidad, la mente reposa en calma.  En este estado de quietud y gozo sereno, el corazón sensible habla, expresándose a través de la verdad de quien tú eres.  Esto es meditar.

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *