Ilegal y sumamente grave la cita sostenida entre el ex presidente y las fiscales. Al investigado Martín Vizcarra no le quedó otra salida que confirmar que, en efecto, sí se reunió con las fiscales que tenían a su cargo la investigación de la organización criminal denominada Los Cuellos Blancos, un proceso en el cual el propio ex presidente estaba involucrado en las investigaciones.

ADEMÁS DE LAS FISCALES TAMBIÉN PARTICIPÓ ENCARGADO DE ESCUCHAS TELEFÓNICAS QUE INVOLUCRABAN AL EX MANDADARIO

Lo más grave, y escandaloso, es que también participó en la cita el oficial a cargo de las interceptaciones telefónicas en las cuales, como se sabe, también estaba mencionado el entonces presidente por sus vínculos con el empresario Antonio Camayo y jueces del Callao.
El ahora aspirante al Congreso y exmandatario,  Martín Vizcarra Cornejo, reconoció haberse reunido en 2018 con las fiscales Sandra Castro y Rocío Sánchez . Ambas se encuentran a cargo de las investigaciones por el caso de Los Cuellos Blancos de Puerto.
En declaraciones para Ampliación de Noticias, Vizcarra Cornejo indicó que esto sucedió solo una vez y que fue para solicitar medidas de protección. Me dijeron que temían por su integridad, dijo.
A manera de excusa dijo que esta reunión no ocurrió en su domicilio como Sánchez había precisado.
“La precisión es que no fue en mi domicilio, nunca fue en mi casa sino en un apartamento vecino. Me pidieron conversar de algo sumamente importante por el riesgo que tenían para su seguridad”, contó.
Asimismo, precisó que en dicha reunión estuvo también presente un oficial de la Policía Nacional quien acompañó a las fiscales que venían investigando esta red de corrupción entre fiscales y funcionarios.
“Al final no me dieron detalles, pero era obvio que el pedido era debido a la investigación de los Cuellos Blancos  bajo el cargo de las fiscales”, afirmo Vizcarra, quien por su cargo no podía aceptar dicha reunión, en tanto se sabe que las fiscales debieron acudir a las instancias respectivas.

REUNIONES 

La fiscal provincial de Crimen Organizado, Sandra Castro, reveló que se reunió en 2018 con el entonces presidente Vizcarra y la fiscal a cargo de la investigación a Los cuellos blancos del puerto, Rocío Sánchez, para pedir “ayuda” y “protección” debido a que “había una gran mafia”.
“Recuerdo que un domingo recibo una llamada telefónica de Rocío Sánchez, fiscal provincial a cargo del caso ‘Cuellos blancos’. Me llamó afligida, preocupada, porque la ‘mafia es grande, nos van a hacer daño’, tenemos que buscar ayuda. Ella tenía conocimiento que Martín Vizcarra vive en el lugar donde yo vivo. Entonces, me pide que busque una reunión con Vizcarra”, sostuvo Vizcarra a modo de justificación.
“Yo acudo a buscarlo y le pido a Martín Vizcarra que nos brinde una reunión con el equipo para hacerle conocimiento de las necesidades, del riesgo que teníamos en ese momento. Me concede esa reunión en su casa y en esa reunión estuvo presente también un efectivo policial que nos apoyaba en el caso”, sostuvo anoche durante una entrevista con el programa Nada está dicho de RPP.
Sandra Castro detalló que en la reunión “informal”, que ocurrió en el 2018 en la casa del ex jefe del Ejecutivo a pedido de su colega Rocío Sánchez corrió en el año 2018 en la casa del ex jefe del Ejecutivo a pedido de su colega Rocío Sánchez,  solicitaron protección al sentirse “vulnerables”.