TÍA MARÍA EN LA CAMPAÑA ELECTORAL

Desde hace 20 años, en las campañas electorales presidenciales, ha habido casos controvertidos sobre la participación del capital privado en inversiones que deberán decidirse en el ejercicio gubernamental. En el 2001, fue la privatización de Egasa y Egesur; en el 2011, fue el proyecto minero Conga y en este 2021, el proyecto cuprífero Tía María.

César Gutiérrez, es consultor internacional en temas energéticos.

En el caso de Egasa y Egesur, el desenlace fue funesto para el proceso de privatización, nunca más se pudo hacer una transferencia de activos estatales a capital privado. Hubo una algarada en Arequipa, con muertes. El tema de fondo no solo era el descontento ciudadano frente a la privatización, sino un compromiso firmado de no vender empresas estatales del candidato Alejandro Toledo.

En el 2011, Ollanta Humala predicó en campaña: “agro sí oro no”, durante la elección en primera vuelta, con el slogan “la gran transformación”. En segunda vuelta cambió el lema por “la hoja de ruta”. Tan pronto inició su mandato, pretendió ejecutar el proyecto Conga, fracasando, llevando a la renuncia a dos Primeros Ministros.

Ahora, el proyecto Tía María, ubicado en la provincia de Islay, en la región Arequipa; desde octubre del 2019, tiene autorización de construcción de la “planta de beneficio”, en el distrito de Mejía; pero no tiene “licencia social”, ni para esta ejecución, ni para el desarrollo de los yacimientos de La Tapada y Tía María, ni para la planta de tratamiento en Pampa Cachendo.

La candidata de izquierda, Verónika Mendoza, ha firmado un acuerdo con los antimineros, para que el proyecto no se realice; mientras que el candidato populista Yonhy Lescano, ha manifestado que “no insistirá en Tía María”.

Los contendores proempresariales Rafael López Aliaga y Hernando de Soto; han prometido ejecutar el emprendimiento, la pregunta es ¿cómo obtendrán la aceptación de los actores de la zona? Con soldadesca no está la solución, los casos citados fracasaron de esa manera.

La salida estará por el manejo que desarrolle en el premierato, el viceministerio de Gobernanza Territorial, la Secretaría de Gestión Social y Diálogo y la Subsecretaría de Gestión de Conflictos. Aquí necesitarán funcionarios con formación y experiencia, que ya deberíamos saber en campaña, sus nombres y planteamientos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *