PIURA: A LATIGAZOS HACEN RESPETAR CUARENTENA

En distrito huancabambino de Carmen de la Frontera castigan a los que no acatan las medidas de bioseguridad; y en Sechura las madres de familias dan su escarmiento a borrachos y bailarines, mientras las muertes y contagios se incrementan.

Haciendo uso de sus costumbres ancestrales, las rondas campesinas del distrito de Carmen de la Frontera –en la línea limítrofe con Ecuador- azotaron a varias personas por incumplir las medidas de seguridad biosanitarias, en momentos que se registra un avance de la variante brasileña del Coronavirus, que está matando a los más jóvenes.
“Frente a la amenaza de los contagios y a la irresponsabilidad de muchos de los vecinos que no toman en cuenta las medidas de seguridad sanitaria, poniendo en riesgo su vida, la de su familia y amistades, hemos decidido actuar con decisión”, dijo uno de los ronderos.
Una información de la periodista Diana Chasquero para radio Cutivalú de Piura, señala que la Policía Nacional en coordinación con la subcentral de las rondas campesinas de Sapalache, pusieron en marcha el operativo inopinado con la finalidad de hacer cumplir las medidas ordenadas por el Ejecutivo para frenar los contagios.
La intervención se realizó en las localidades de Sapalache, Pulún, Santa Rosa, Yumbe, Cruce Huambanaca, Jicate,  Sapún Alto y Bajo, San Antonio, Salalá, Putaga, entre otros, donde se encontró a personas ingiriendo licor, bailando o realizando otras actividades sin respetar las medidas de seguridad, como el uso de mascarilla o el distanciamiento entre las personas.
Los infractores recibieron varios latigazos frente a los vecinos. “Tal vez los azotes no les duelan ni les dejan marcas; pero sí la vergüenza de haber recibido los azotes delante de sus vecinos, novias, vecinos  o sus propios familiares”, dijo uno de los dirigentes del grupo de autodefensa.
La medida fue acompañada con el cierre de los lugares turísticos de Carmen de la Frontera, que recién abrirán hoy, con la finalidad de evitar la expansión de la ola de contagios. Ronderos y policías continuarán realizando los operativos.

Mujeres en primera línea

Por otro lado, en la provincia de Sechura, un grupo de mujeres ronderas propinaron latigazos a los parroquianos que fueron intervenidos durante un operativo en bares y cantinas, en pleno toque de queda en Semana Santa, informó la comunicadora Mayra Amaya a la misma emisora piurana.
La lideresa de las ronderas increpó a los sujetos por incumplir la inmovilización social obligatoria decretada por el Ejecutivo durante estos días, ante el incremento de los contagios de Covid que enluta a miles de familias en la región y el país.
La decidida acción de las madres de familias ocurrió en momentos que el Centro de Salud I-4 de Bernal, en la provincia de Sechura, cerró sus instalaciones, debido al contagio de más de la mitad de su personal. La enfermera Marleny García Maza, al frente de la posta, informó a la radio que son 21 trabajadores contagiados, de los 38 con los que cuenta.
García Maza señaló que, si bien todo el personal fue vacunado contra la Covid, uno de los infectados está hospitalizado, mientras que los demás han presentado síntomas moderados como diarrea, vómitos, dolores estomacales y malestar general. Una de las preocupaciones –según la enfermera-  es que muchos de ellos ya habían contraído la enfermedad antes.
Cabe resaltar que según resolución, el gerente de la posta es el médico Dennis Pingo Bayona, sin embargo, él aún está en coordinaciones para asumir sus funciones como tal.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *