LA APATÍA ES EL PRIMER SÍNTOMA DE LA DEPRESIÓN QUE PUEDE LLEVAR AL SUICIDIO

La apatía de los que no quieren votar, puede llevarnos a un suicidio político colectivo. ¿Cuál es la personalidad de aquellos que optan en un momento crítico y de alto riesgo en el país, por ponerse de costado?

                                    Juan Carlos Eguren ha sido congresista de la República.

Aquellos que se esconden en el “no sabe, no opina”, los que dicen votarán en blanco, los que afirman votarán nulo o viciando y aquellos que sencillamente no irán a votar porque no les da la gana. Todos ellos tienen un rasgo de personalidad en común: algunos errónea o simplistamente los califican de cobardes.

Este tipo de personas tienen un perfil psicológico, caracterizado por la aversión al riesgo y el temor de asumir compromisos y responsabilidades por sus propios actos y decisiones.

Tienen un trastorno de la personalidad llamado “apatía” es un estado de ánimo que refleja falta de emoción, de motivación o de entusiasmo por los acontecimientos de su entorno. La apatía social o apatía ciudadana, es un desapego por los problemas de su sociedad o de su país, es decir, aparentemente no les importa de manera alguna lo que sucede en su alrededor.

Aunque parezca contradictorio una de las formas de vencer la apatía es el egoísmo: mirarse en un espejo y preguntarse cómo y dónde te quieres ver en cinco años y que quieres para tu familia. La respuesta que obtengas contrástala con las dos opciones que tienes: izquierda o derecha y decide, por tus propios intereses, motivaciones y seres queridos. Estas personas (apáticas) requieren de tu ayuda, escúchalos, hábleles, razona con ellos y motívalos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.