“DEL COMUNISMO, SU CHACRA”

Por: Francisco Diez Canseco Távara (*)

Al anunciado plan para establecer a los ronderos en Lima -lo cual es, sin duda, el preludio de la creación de los totalitarios Comités de Defensa de la Revolución al estilo cubano- se suma el hasta ahora fallido nombramiento de Grover Mamani Condori como Director General de Gobierno Interior que ha puesto una vez más en evidencia que, como suele ocurrir con los gobiernos comunistas, Pedro Castillo y sus acompañantes creen que la captura del Estado lo convierte en su chacra: el copamiento de las estructuras gubernamentales para crear el “Estado socialista” no pasa por un proceso de selección meritocrática sino por la conexión directa con el Presidente, el currículum partidario y ciertamente su lealtad incondicional al servicio de la nefasta causa marxista leninista.
Mamani carece de estudios profesionales y su único mérito es ser “amigo” de Castillo. Entre otras funciones, tendría nada menos que la de nombrar prefectos y subprefectos.
Ya la designación del Gabinete, salvo la honrosa excepción de Aníbal Torres, ha exhibido como piensa y que capacidad tiene el profesor Castillo para dirigir el gobierno: no hay deslinde alguno con Cerrón -porque el enfrentamiento ideológico es un invento-  y designaciones como la de Mamani muestran como y con quienes pretende realizar su periplo rojo que intenta disfrazar de democrático.

Quién es Grover Mamani Condori, el posible nuevo Director General de Gobierno Interior? - Caretas Política

Los Comités de Defensa de  la Revolución se encargan en Cuba, como bien lo señala Carlos Alberto Montaner “de husmearlo todo, de inventariarlo todo, de saber vida y milagro (con perdón) de cuanto bípedo respira en el país. Son los que instrumentan las orientaciones que “bajan” de lo alto”. Para ser precisos, son la policía secreta de un régimen totalitario que, de esta forma, controla al mínimo la vida se sus explotados y sojuzgados pobladores.
Se ha denunciado que ya hay 40,000 ronderos en Lima que nada tienen que ver con reforzar las rondas urbanas que, con el efectivo propósito de apoyar la seguridad ciudadana, pueden integrar los propios vecinos sin función política alguna.
El Perú no es una chacra comunista ni quienes votaron por Castillo -en medio de un fraude visible e impune- lo hicieron por un sistema de esa naturaleza.
Ahora tenemos al frente la tarea histórica de salvar nuestra democracia para, dentro de ella, realizar nuestra propia Revolución Pacífica con absoluto respeto por las libertades públicas, eliminando la  corrupción e instaurando la justicia social.
(*) Presidente de Perú Nación
Presidente del Consejo por la Paz

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.