NI POLARIZACIÓN NI INCERTIDUMBRE

Escribe: María del Pilar Tello

La polarización hace creer a nuestros políticos que las posiciones extremas tienen el apoyo de la gente. Pero no es cierto. Las movilizaciones siguen de moda y ahora reflejan el desánimo y el descontento ante la incertidumbre que vivimos. Pedro Castillo abunda en este estado de ánimo colectivo con sus erróneos nombramientos y designaciones en los altos cargos del Estado sin tener en cuenta experiencias, conocimientos y trayectorias.
Hay desconfianza en sus intenciones y capacidades y hasta su base electoral, la gente que votó por él como representante del país olvidado, indignado y resentido, está decepcionada porque los cambios no tienen cuando llegar. En lugar de ello hay mayor precariedad económica, alza de precios e incremento del desempleo y de la informalidad.
La transformación prometida no tiene visos de despegar y en este contexto se instala el indeseable péndulo entre vacancia presidencial y cierre del Congreso. El Legislativo ya impuso sus precisiones sobre la cuestión de confianza pero el Ejecutivo continúa la inútil confrontación con su resistencia a cambiar a los ministros cuestionados.
Es cierto que en la oposición hay quienes apuestan por la vacancia presidencial a corto plazo pero es evidente que no se dará mientras no surja una justificación de grave e insostenible desgobierno o inseguridad. No tienen los votos para ello. Y el Ejecutivo se equivoca al proponer eliminar la incapacidad moral presidencial como causal de vacancia.
En un país con altos niveles de corrupción, como lamentablemente es el Perú, esa eliminación equivaldría a la permisividad para que cualquier gobernante corrupto, o que incurra en inconducta inadmisible, se entornille en el cargo hasta terminar su período.
Si Pedro Castillo quiere consolidar su gestión y desterrar el fantasma de la vacancia debe comenzar a gobernar con racionalidad convocando a independientes capaces, que recuperen legitimidad para su régimen. Le asombraría saber cuántos podrían aceptar patrióticamente para salir de esta larga crisis.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *