CASTILLO PROHIBIO REUNIONES Y SE FUE A CHOTA

Pedro Yaranga le recuerda que ni siquiera cumple con las restricciones que él mismo ha impuesto. Le piden que por respeto al país diga qué pasó con la “chanchita” que preparaba por Navidad para los huerfanitos

El izquierdista Pedro Castillo se declara ganador en Perú una vez acabado el recuento

restringió todas las reuniones familiares y grupales por Navidad y Año Nuevo, obviamente con excepción de las que organicen sus familiares y amigos

Llegó la Navidad y el presidente Pedro Castillo no cumple con una promesa que hizo a los niños más necesitados: El 5 de diciembre, tras el hallazgo de los US$ 20 en el baño de su exsecretario, en Palacio de Gobierno, dijo que era parte del dinero con el que está haciendo una “chanchita” para los huerfanitos.
“Esa no fue sino una burda explicación para intentar acallar las voces críticas contra el presidente y muchos de funcionarios y ministros atrapados en la corrupción”, comentan en las redes seguido de reiterados pedidos a favor de la vacancia presidencial, ante lo cual la oposición está haciendo muy poco.
Evidentemente, el mandatario que ganó por una diferencia de 40 mil votos en una elecciones “muy sospechosas”, ahora festeja la fiesta cristiana en su natal Chota hasta donde han llegado a saludarlo familiares, amigos y paisanos, con un estilo de “fiesta patronal”, recordó uno de los usuarios de las redes.
Pero el presidente comunista no cumple con sus propias disposiciones, “restringió todas las reuniones familiares y grupales por Navidad y Año Nuevo, obviamente con excepción de las que organicen sus familiares y amigos. Castillo Terrones disfruta en Chota con toda la comunidad y su familia”, escribió el experto en temas de seguridad Pedro Yaranga.
“A Castillo no le importa el resto, no es consciente que es el presidente de un país; solo le importa sus paisanos y su familia, mucho menos los niños para los que supuestamente hacia la chanchita”, escribió Rosario Benavides.

“…carcomidos por la corrupción”

El periodista Óscar Quispe escribió en su sitio electrónico que Pedro Castillo tiene todo el derecho de visitar a su familia en Navidad y durante todo el fin de semana.
El problema es que su gobierno ha impedido al resto de peruanos que visitemos a nuestros padres y hermanos -que no viven con nosotros- mediante un decreto represivo.
José Luis Marcovich dijo en un tuit que si Castillo se reúne con su familia en Navidad, “todos los peruanos tenemos el mismo derecho de hacerlo. ¡A la m…con sus prohibiciones, especialmente si vienen de un gobierno ilegal, inepto y carcomido por la corrupción”.
Efectivamente, el Gobierno prohibió las reuniones y eventos en esta Navidad y Año Nuevo. Además, remarcó que queda prohibido en el ámbito nacional la venta y consumo de bebidas alcohólicas, y la de alimentos en las playas, piscinas y ríos.
A pesar de que el Gobierno prohibió todo tipo de reuniones por fiestas de fin de año para presuntamente evitar la propagación de la covid-19, el presidente de la República viaja a la provincia de Chota, en Cajamarca, para celebrar Navidad con sus padres y el resto de su familia.

¿…y el uso del avión y helicóptero?

Lo hizo junto a su esposa, Lilia Paredes, sus hijos Arnold y Alondra, y su personal de seguridad. La familia presidencial estará en la localidad de Puña, en el distrito de Tacabamba.
El jefe de Estado aún no nombra al reemplazo en el Ministerio de Educación de Carlos Gallardo, quien fue censurado por el Congreso por la filtración de la prueba docente y sus nexos con grupos radicales dentro del magisterio.
Los comentarios en las redes también aluden a que si el Presidente tiene o no derecho a usar un avión FAP y un helicóptero EP para él y su familia, “disfrazando el gasto como parte de sus actividades oficiales”, comenta Alejandro Sifuentes.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *