ALMIRANTE GRAU: “EVO MARCA LA PAUTA Y CORRIGE LA HOJA DE RUTA DE CASTILLO”

El Almirante Fernando Grau Umlauff afirma que el régimen y sus aliados quieren hacer de Perú y Bolivia una ‘República Bolivariana’, dependiente del Castro-chavismo. Advierte que el totalitarismo avanza y será tarde cuando se intente frenarlo.

Vladimir Cerrón y Evo Morales cenaron en un restaurante en Miraflores Diario Expreso

“tienen clarísimo su hoja de ruta, y que el operador de la política internacional es el exgobernante boliviano Evo Morales, a través de Vladimir Cerrón

El almirante Fernando Grau Umlauff aseguró que el régimen de Pedro Castillo y sus aliados “tienen clarísimo su hoja de ruta, y que el operador de la política internacional es el exgobernante boliviano Evo Morales, a través de Vladimir Cerrón, que responden al Foro de Sao Paulo, Cuba y Venezuela.”
“Es decir Morales es el que marca la pauta y corrige la hoja de ruta”, señaló el marino al recordar que en el proyecto del llamado Socialismo del Siglo XXI se contempla convertir a Perú y Bolivia en una ‘República bolivariana’, dependiente del Castro-Chavismo”.
En este sentido hizo notar la afinidad ideológica que existe entre Morales y Castillo y los integrantes de la corriente totalitaria, que incluso se refleja hasta en la vestimenta, como el liquiliqui, el traje llanero, que luce el exgobernante del altiplano, el presidente peruano y también Nicolás Maduro.

Los seguidores del Socialismo del Siglo XXI  

Como subjefe de la Casa Militar de Palacio de Gobierno, en la administración del arquitecto Fernando Belaunde Terry, dice estar seguro que la entrevista con la CNN fue gestionada por la Secretaría de Prensa del Ejecutivo, con la finalidad de que la propuesta de ’mar para Bolivia’ tuviera mayor resonancia internacional gracias al alcance que tiene la cadena estadounidense.
Recordó que la propuesta de ‘entregar mar a Bolivia’ forma parte de la demanda de los grupos vinculados al Castro-Chavismo y que el presidente Pedro Castillo dijo la verdad cuando habló sobre el tema con el periodista Fernando del Rincón.
A su entender fue evidente que Castillo se asustó cuando el hombre de prensa le preguntó y repreguntó sobre la salida marítima para ese país, pero luego, a pesar de su intento y  evidente incomodidad, no pudo modificar su respuesta. “Al final quedó claro que el objetivo era convertirnos en una nueva república dependiente del Castro-Chavismo”.
Tras las respuestas del Presidente es obvio  que el Ejecutivo busca bajar la repercusión política que tiene la entrevista a escala nacional e internacional, mientras los intérpretes tratan de variar o acomodar las palabras presidenciales.

A cinco días de la asunción y aún sin gabinete: ministros de Pedro Castillo se conocerían tras congreso de Perú Libre mañana - La Tercera

“Solo viven bien los que están en el cogollo del poder”

La situación nos indica que Castillo, Cerrón y sus aliados apuntan hacia una misma hoja de ruta, como ocurre en Cuba, Venezuela, Bolivia y Nicaragua, la que demuestra que “bajo esos regímenes solo viven bien lo que están cerca del cogollo del poder, sin importar los que están fuera de él”.
En otras palabras –según Grau- “los que viven bien son los que están dentro del paraguas del gobierno. El resto no importa, que mueran de hambre. Lo que vemos es que mucha gente le grita al presidente, pero sus gritos no son reclamando limosnas, sino clamando por trabajo”.

“Cuando reaccionemos frente al totalitarismo va a ser demasiado tarde”

En declaraciones a Guik.pe, Grau Umlauff, quien llegó a ser comandante de la Primera Zona Naval con sede en Piura,  advirtió que en medio de este entretenimiento, los partidarios del régimen siguen copando el Estado para aplicar su proyecto, “y todo hace prever que será muy tarde cuando reaccionemos”.
Por eso, frente a esta situación, “debe haber una respuesta democrática; no creo que haya otra, y en estos momentos la decisión le corresponde al Congreso”, dijo al comentar que este poder del Estado ha perdido la fuerza que tenía al principio, porque ahora “(a los congresistas) se les nota más calmados y cautos”.
Al describir la situación de crisis, el almirante Grau enfatizó que no hay gobernabilidad “y el país ha ingresado a un trompo ingobernable; no se está chequeando el narcotráfico ni cómo se trabaja en el Vraem y en otras zonas cocaleras, mientras la delincuencia avanza galopante en todo el país”.

Los bonos son limosnas para asegurar la clientela política

En diálogo con este portal digital, recalcó que el Gobierno viene repartiendo dinero del Estado sin mediar las consecuencias que se vienen en un futuro próximo, situación que debe preocupar a todos los peruanos.
“Efectivamente, con los bonos, que no son otra cosa que limosnas, el Gobierno busca asegurar clientela político, como lo hace Maduro en Venezuela que paga a la gente para que se movilice en época de elecciones o para que muestresu adhesión’ al régimen”, señaló.
Esta política de entrega de bonos se ha aplicado en otros países como en Argentina bajo la administración del presidente Néstor  Kirchner;  en la Bolivia de Evo Morales y ahora en el Perú.
Respecto a qué hacer frente a un gobierno que pone en riesgo la estabilidad del país, Grau Umlauff afirmó que la propuesta de vacancia debe ser bien pensada. “Un congresista no se puede disparar por su lado sin estudiar las posibilidades ni las consecuencias que traerá un cambio de gobierno mediante esta figura”.

Derrame de petróleo en Ventanilla: sus impactos ambientales en el mar y especies | SPDA Actualidad Ambiental

“Al desastre de La pampilla llegamos por inacción y falta de liderazgo del Gobierno”

En este sentido se pregunta ¿Qué es lo que pasará, quién ocupará la Presidencia? ¿Le corresponde tal cargo a la titular del Legislativo o vamos a nuevas elecciones? Pero también –continúa- vale que nos preguntemos si estamos preparados para controlar unos nuevos comicios después de las dudas que dejaron las elecciones pasadas.
Además, la situación se complica porque a la inestabilidad e ingobernabilidad se suma el preocupante tema del vertido de crudo en el litoral de La Pampilla. “El Gobierno vio que Repsol demoraba en tomar acciones para impedir el avance del desastre ecológico pero no las tomó, cuando debió actuar dentro de las 24 o 48 horas siguientes”.
La falta de una efectiva comunicación desde el Gobierno dio paso a comentarios que hicieron que aumentara la incertidumbre entre la población.
“En Trujillo, por ejemplo, no compraban pescado, al igual que en otras localidades costeras, debido a las versiones propaladas irresponsablemente y que el Gobierno no pudo contrarrestar. Está claro que la empresa Repsol está obligada a asumir su responsabilidad frente a este desastre ecológico que se hizo más patético por la inacción y falta de liderazgo del Gobierno”, puntualizó. (HGG).

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.