IRÁN INCAUTA BUQUES PETROLEROS GRIEGOS EN EL GOLFO PÉRSICO

Atenas calificó lo ocurrido como un acto demasiado parecido a la “piratería”. Teherán había advertido de medidas tras captura de petrolero iraní.

Atenas exigió la liberación inmediata de las embarcaciones y sus tripulantes, y advirtió que estos acontecimientos tendrán “consecuencias particularmente negativas”

La Guardia Revolucionaria de Irán capturó ayer viernes (27.05.2022) dos barcos petroleros griegos en aguas del Golfo Pérsico, hecho que ocurre en medio de las tensiones entre ambos países, luego de que Atenas incautara un petrolero iraní y trasladara su carga a Estados Unidos a petición de Washington.
Por este hecho Teherán había advertido de la toma de “medidas punitivas”.
El ente militar iraní publicó un comunicado en el que confirma la incautación alegando diversas violaciones, si bien no entró en detalles de las mismas, según recoge el diario griego Kathimerini.
El Ministerio de Asuntos Exteriores heleno sostuvo que ha mantenido contactos con el embajador iraní en Atenas sobre la toma de los barcos, acto que ha tildado de “piratería”.
Atenas exigió la liberación inmediata de las embarcaciones y sus tripulantes, y advirtió que estos acontecimientos tendrán “consecuencias particularmente negativas” en lo que a las relaciones entre Atenas y Teherán se refiere, así como las de la UE con Irán. En las naves había nueve ciudadanos griegos, aunque no se ha informado nada sobre las nacionalidades del resto de la tripulación.

Sanciones contra Rusia

Un funcionario de seguridad estadounidense declaró, bajo condición de anonimato, que aparentemente las embarcaciones “Delta Poseidón” y el “Prudent Warrior” se habrían acercado a aguas territoriales iraníes, sin llegar a ingresar a ellas. Ambos navíos también apagaron sus dispositivos de rastreo, lo que hizo saltar las alarmas, aunque ninguno emitió señales de alerta ni llamadas de auxilio.
En  virtud de las sanciones europeas vinculadas con la guerra en Ucrania, las autoridades griegas decomisaron el 19 de abril, frente a la isla de Eubea, el petrolero ruso “Pegas“, rebautizado días después como “Lana“.
El buque transportaba 115.000 toneladas de petróleo iraní. El miércoles 25 de mayo se informó que dicho petróleo sería “transferido a Estados Unidos (…) a raíz de una demanda de la justicia estadounidense”.
Por ello, Irán acusó a Estados Unidos de “clara violación del derecho marítimo y de las convenciones internacionales” y llamó a “levantar inmediatamente la incautación del buque y de su carga”, según un comunicado publicado en el sitio web del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.