DELACIONES DE PACHECO COMPLICAN SITUACIÓN DE CASTILLO Y SU FAMILIA

De acuerdo con el dominical Panorama, las primeras delaciones de Bruno Pacheco ante los fiscales complicarían aún más la situación jurídica no solo de Pedro Castillo sino de su esposa. Lilia Paredes y su cuñada, Yenifer Paredes, en la medida que el exsecretario de la presidencia confirmó que ambas intervinieron (presuntamente) en la adjudicación de las obras de Anguía (Cajamarca).

Pacheco también habría confirmado la (supuesta) entrega de un sobre a Pedro Castillo que contenía US$30,000  “en señal de agradecimiento”. El portador del dinero- según refirió- fue el escolta del mandatario José Tarrillo.

Respecto a la familia presidencial, Pacheco reveló- según Panorama– que en una de las conversaciones que tuvo con el alcalde de Anguía, José Nenil Medina – a quien identifica como uno de los miembros del entorno íntimo de Pedro Castillo- éste le relató que ya estaba por salir un decreto supremo que beneficiaba a su distrito con una obra pública.

Posteriormente- y cuando ya el dispositivo había sido publicado- Pacheco afirma que el propio Medina le informa que la obra de saneamiento aprobada para la localidad de Yamser (Anguía) “la iba a trabajar con Lilia y Yenifer”. Esta sería el proyecto que se adjudicó a la empresa de Anggi Espino Lucana, quien es hermana de Hugo Espino Lucana.

Pacheco habría revelado también que en otra conversación con el alcalde de Anguía este le comenta que “ya le dieron su colegio al novio”,  en alusión a la obra de refacción de un plantel educativo que se habría adjudicado a la empresa de Hugo Espino Lucana, amigo personal y empleador de Yenifer Paredes.

LOS PÓSIT

Respecto a las (supuestas)  intervenciones del mandatario en el tema de los ascensos militares, Pacheco habría entregado a los fiscales dos pósit de color fuccia en donde Castillo habría escrito (con su puño y letra) indicaciones sobre el relevo de un oficial de las Fuerzas Armadas y otros cambios en la policía.

Panorama revela que en uno de los pósit, Castillo habría indicado por escrito que el coronel Ciro Bocanegra, hijo de su amigo, fuera asignado a la Casa Militar de Palacio de Gobierno en reemplazo de Marco Marín. No obstante Bocanegra fue asignado finalmente como parte del gabinete de asesores de la Presidencia.

Mientras que en el otro documento, habría dispuesto que un general sea movido de la Dirección de Tránsito a la Escuela de la PNP. Finalmente, Pacheco señaló a Jorge Tarrillo y Aladino Irigoin Chávez (escoltas de Pedro Castillo) como los que redactaron  la lista de ascensos en las FFAA y en la policía solicitados por el presidente.

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.