¡ASÍ TE ENGAÑAN PERUANO!

Escribe Julia Schabauer *

la historia del Perú siempre ha estado marcada por las rivalidades, engaños y traición.

 

Dos puntos que siempre he criticado a mis colegas científicos sociales: son el maquillaje de la Historia en favor de determinados intereses y, el mutismo frente a la elaboración de conceptos históricos errados o inexistentes, en favor de determinados intereses, en favor de ciertas ideologías. Los científicos sociales, mayormente, se conforman con sus publicaciones y sus exposiciones académicas elitistas con uso de lenguaje cargado de tecnicismos, en lugar de llevar el conocimiento a las masas y hacer verdadera docencia. Algo de esto último es lo que pretendo hacer en mi blogs aunque suene pretencioso. Pero estoy segura que de a poquitos algo queda.
Para ilustrar lo que afirmo anteriormente citaré algunos ejemplos. Así tenemos:

1.-Existió la bandera del Tawantinsuyo o whisfala de siete colores: ¿Verdadero o falso?

FALSO. Ni en el imperio incaico ni en las culturas preincaicas se utilizaron banderas distintivas por cada etnia al estilo europeo. No hay de ellos evidencia material o documento que pruebe la existencia de esta mencionada bandera. Lo que usaba el Sapa Inca (rey inca) era un estandarte o emblema que representaba el poder imperial y la figura del inca como soberano, más no para identificar al imperio incaico como una nación.
La creación de la bandera del Tawantinsuyo se remonta  a los años 70 del siglo pasado cuando Raúl Montesino propuso la creación de la bandera cusqueña adjudicándola al Imperio Incaico. Este periodista de Radio Tawantinsuyo nunca mostró las evidencias necesarias. A pesar de ello la Municipalidad Provincial del Cusco la adoptó como bandera oficial con la venia irresponsable de su regidor de Cultura.
Hoy en día se toma esa falsa bandera como símbolo de los pueblos prehispánicos (de los que por cierto no queda ni uno) y sirve como herramienta de utilización ideológica y política.
2.- Las sociedades prehispánicas representan un modelo de gobierno justo e igualitario al que debemos retornar. ¿Verdadero o falso?
FALSO.  Desde Caral, considerada el origen de la civilización andina, existió una clase dominante y el pueblo conformado por campesinos y pescadores pobres. La prueba está en los restos óseos hallados en el lugar, que evidencian desnutrición y enfermedades ligadas a una alimentación deficiente. Este modelo de sociedad estratificada se mantuvo hasta el Imperio Inca. No existieron sociedades paradisíacas. Debemos entender el pasado con realismo. Por otro lado, la zona central andina (donde se ubica Perú) en tiempos anteriores a la conquista española, siempre estuvo habitada por una serie de reinos que conformaban pequeñas naciones, cada uno con su propio desarrollo cultural. Solo se lograron grandes unificaciones andinas durante el llamado Horizonte Chavín, el horizonte Wari-Tiwanaku y el Horizonte Inca. ¿Será posible que los rezagos de esas rivalidades étnicas persistan en el ADN de las poblaciones actuales? Creo que sí. Finalmente el hombre es un animal sumamente territorial que rechaza además todo lo que considera diferente.
3.- ¿Existen aún naciones quechuas, aimaras, chancas y otras. ¿Verdadero o Falso?  
FALSO. Lo que tenemos hoy en el Perú es un gran mestizaje en diferentes proporciones tanto en lo fisonómico (no existen razas)  como en lo cultural y en ello tiene mucho que ver el espacio geográfico en el que se asientan las poblaciones. Denominar ‘nación aimara’ es una forma incorrecta de referirse a los peruanos del altiplano. Esos son, peruanos, así como los limeños, los trujillanos o huanuqueños. Apenas a 60 años de la conquista española, ya había desaparecido el 80% de la población aborigen. La utilización de esas denominaciones a lo único que conducen es a alimentar sentimientos separatistas que convienen a intereses foráneos.
4.-Un puñado de españoles fue capaz de vencer al gran Imperio Inca. ¿Verdadero o falso?
FALSO. La conquista del Imperio Incaico fue posible por la colaboración de diferentes etnias (antiguos reinos) que creyeron que los españoles los liberaría del yugo imperial. Los antiguos reinos conquistados por los incas, mayoritariamente, siempre anhelaron recuperar su independencia y sus antiguas tierras. Entre ellos estaban los Cañaris, los Chachapoyas, Huancas y otros. El resentimiento era muy grande pero su ingenuidad fue mayor porque lo que ocurrió luego de la conquista es una historia conocida.
Como vemos, la historia del Perú siempre ha estado marcada por las rivalidades, engaños y traición.

Julia Schabauer Ontaneda, es arqueóloga, política, escritora y bloguera, y escribe sobre temas de actualidad del Perú.  

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *