TODAS LAS CRISIS TODAS

Escribe: María del Pilar Tello

 

Presidentes, ministros, congresistas, gobernadores regionales y alcaldes son la ineficiencia misma, empaquetada de buenas intenciones y discurso demagógico.

Algo pasó con el Perú que las crisis nos cesan. Se suceden, de un tipo o de otro, todas dañinas y dolorosas. A más de un quinquenio de la primera crisis política en el 2016, que se empalmó con un gran desastre natural en el norte, nos llegó la pandemia mundial con su crisis sanitaria, la más grande de la que tenemos conciencia, con un pésimo gobierno transitorio, miles de peruanos muertos, un dramático e interminable confinamiento que dio paso a una gran crisis económica que sin ser conjurada se superpuso a otra crisis política por incapacidad y corrupción y ahora nos toca nuevamente una  de convulsión social combinada con otro desastre natural. No vemos la luz al final del túnel ni autoridades responsables que nos den seguridad, buen gobierno, paz social y estabilidad democrática.
Es todo lo contrario. Presidentes, ministros, congresistas, gobernadores regionales y alcaldes son la ineficiencia misma, empaquetada de buenas intenciones y discurso demagógico. Ni soluciones ni resultados. Las inundaciones no son de ahora, los desastres reiterativos deben responderse con obras bien planificadas: canaletas y muros de contención, descolmatado, drenajes, defensas ribereñas. Aquí no se planifica la solución se ignora el drama y se abandona a la gente que sufre la  destrucción. No hay Estado presente. Al culminar el gobierno de Alan García, en el 2011, teníamos un país milagro en la región, ahora tenemos un país desastre. Corrupción e incapacidad lo han condenado a esto.
Coincidimos con Carlos Hackansson quien, con justificado tono de urgencia, llama en estas páginas, a poner atención en los candidatos que elegiremos para ocupar altos cargos públicos. A pensar que debemos contar con gente que sepa administrar el Estado, con capacidad y voluntad política. Necesitamos un verdadero esfuerzo nacional para rescatar el Estado y el país.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *